El origen del Himno Nacional

Por: Supervisión Escolar

Todos los lunes en diferentes escuelas del país se entona el que es considerado el segundo himno nacional más bello del mundo, es decir el Himno Nacional Mexicano. Por ello es bueno recordar un poco de la Historia de este maravilloso símbolo que enaltece el orgullo de ser mexicano.

Antonio López de Santa Anna volvía del exilio a la presidencia de México, después once años de haber ocupado el mismo puesto, de1833 hasta1847. El desequilibrio nacional se debía a las constantes guerras, tanto internas como externas y Santa Anna vino a poner estabilidad en México no sin antes hacer que se le diera el título de Alteza Serenísima y se le nombrara dictador vitalicio.

Aunque terminaron los conflictos externos de México, el pueblo permanecía dividido por cuestiones ideológicas y políticas internas. Esto se convirtió en la verdadera causa de ingobernabilidad, pues la mano dura y firme de Santa Anna no bastaba para mantener cohesionado a un país entero. Por idea de Miguel Lerdo de Tejada, se lanzó una convocatoria para obtener la letra del Himno Nacional mexicano, el cual serviría como factor de unión nacional frente a un estado de guerra inminente, con el fin de estimular el amor y la lealtad a la nación, sin importar las diferencias, pues al final de cuentas todos eran hermanos por formar parte de la misma patria.

Se recibieron muchas composiciones literarias, pero la premiada resultó ser la del poeta potosino, Francisco González Bocanegra. La música ganadora, que fue compuesta por Juan Bottesini, no fue aceptada, por lo que se lanzó otra convocatoria.

Se recibieron quince composiciones, y entre todas éstas, se eligió la composición musical que provenía del músico catalán Don Jaime Nunó, quien era director de bandas militares.

La noche del 25 de septiembre de 1854, en el teatro Santa Anna (hoy Teatro Nacional). A partir de ese momento el himno nacional se volvió parte de nuestros símbolos patrios.

MiTE – Museo Interactivo Terranova

Por: Perla Bringas

“Los conocimientos de hoy tienen fecha de caducidad,

las habilidades no”

– Colegio Cultural Terranova

Nos encontramos en una sociedad globalizada que demanda personas competitivas que puedan enfrentarse a los retos y desafíos que trae consigo el futuro. Ante esta perspectiva, en Terranova nos mantenemos a la vanguardia educativa, innovando y desarrollando proyectos lúdicos de aprendizaje que permitan a nuestros alumnos adquirir una formación integral bajo nuestro modelo educativo de Competencias.

En Secundaria, el modelo se complementa bajo una Metodología denominada Proyectos Transversales, en la que los alumnos generan un producto/proyecto donde relacionen y apliquen los conocimientos que aprendieron en diferentes materias, y liguen el aprendizaje con la vida real.

Tal es el caso de MiTE, un espacio lleno de experiencias sensoriales en el que, de manera activa y divertida, nuestros jóvenes tienen la oportunidad de mostrar sus competencias, conocimientos, talento y creatividad a todos los miembros de la comunidad educativa. En MiTE los conocimientos se muestran por medio de actividades interactivas diseñadas por los alumnos, en las que los padres de familia participan y aprenden mientras se divierten de manera lúdica.

Aquí la creatividad es un factor clave que ayuda a los chicos a acceder a un mundo de conocimientos sin límite, en el que investigan, aprenden, se sorprenden y comparten, pero ante todo les permite construir habilidades que durarán toda su vida.

Por cómo fue pensado, el MiTE ayuda a los alumnos a fortalecer su tolerancia a la frustración y aprender a resolver conflictos, así mismo aprenden a trabajar de manera colaborativa y ejercitan sus habilidades de comunicación, trabajo colaborativo, pensamiento crítico, liderazgo y toma decisiones mientras reconocen sus fortalezas personales.

Por otro lado, MiTE les brinda a nuestro alumnos una idea más clara de la calidad y estándares internacionales con los que se espera entreguen sus trabajos, no solamente en el MiTE sino para el resto de su vida.

El teatro también se lee

Por: Profa. Daniela Martínez

Todos conocemos esa maravillosa sensación de estar sentados en las butacas, con las luces apagadas, con gran expectación a que se prendan los reflectores y se abra el telón. Es una emoción inexplicable por ver qué nos ofrece la ficción de la puesta en escena, el trabajo de los actores, los efectos con los que logran convencernos de estar en un lugar y en una época determinados.

Asistimos al teatro para ver una propuesta de un director sobre algún tema, para ver el trabajo del algún actor favorito, para ver las ingeniosas escenografías y la creatividad de los vestuarios o, simplemente, para vivir la magia del Teatro.

Pero, ¿Cuántas veces nos hemos sentado a disfrutar de la lectura de una buena obra de Teatro? Sí, la lectura de una obra de teatro. Estamos acostumbrados a leer la narrativa poderosa que nos describe los lugares y los personajes a detalle, que nos transporta sin movernos del sillón, sin embargo, leer un guión teatral es un poco diferente.

Vamos descubriendo lo que sucede a través de la acción de los personajes, lo que dicen nos revela lo que piensan, lo que callan nos da pistas para entender su forma de conducirse y sus patrones internos. Las descripciones nos ayudan a situarnos en el espacio y tiempo y, las acotaciones nos van dando detalles de cada acontecimiento.

Si bien, la literatura dramática está hecha para ser representada también es enriquecedor leerla. ¿Por que? Nos convierte un poco en detectives de los personajes, los vamos descifrando poco a poco. Las palabras adquieren otra dimensión y si te gusta una frase siempre puedes regresar a ella una y otra vez. Y pues ¡Qué mayor ventaja que ser nosotros mismos los directores de la obra a partir de nuestra imaginación!

Así que te invito a leer Teatro, para ello te doy algunas recomendaciones:

Puedes comenzar a leer en voz alta, para que imagines las diferentes voces de los distintos personajes (poco a poco se hace uno más hábil, así podrás leer en silencio para que en casa no te tilden de dramático).

  • Empezar y terminar la obra de una vez. Recuerda que no es una novela, si la lees en varias sesiones se pueden perder las sensaciones y emociones que te pueda provocar, piensa que es como ser un espectador más.
  • Visualiza los espacios y decorados que se acotan para que puedas tener una idea clara de donde están sucediendo las acciones.
  • Déjate imaginar. El teatro es uno de los mejores espejos de la humanidad.

Y ahora sí, a disfrutar del teatro desde la comodidad del sillón.

El arte de cocinar en México

Por: Prof. Alejandro Ballesteros

Uno de los elementos que distinguen a los mexicanos y que ha otorgado una identidad reconocida a nivel mundial, es sin duda alguna la gastronomía. Las técnicas, símbolos, colores, tradiciones que brinda la cocina mexicana son un componente entre culturas a lo largo de la historia.

Con la conquista de los españoles se introdujeron a México una serie de alimentos como i) carne ii) trigo iii) azúcar iv) uva, entre otros, lo que ha generado una mezcla de nuevos sabores. Antes de la llegada de los españoles a México, la gastronomía prehispánica se distinguía por productos como i) maíz ii) calabaza iii) chiles iv) insectos, por mencionar algunos. Y esa hibridación genero lo que conocemos actualmente como gastronomía mexicana adherida por los nativos y los conquistadores.

Sin embargo, esos productos prehispánicos que México le ha brindado al mundo están quedando excluidos y rezagados ya que los nuevos consumidores cada día y con mayor rapidez sustituyen esos sus productos emblemáticos ya sea por alimentos importados o por alimentos industrializados, que ofertan grandes empresas transnacionales, empresas principalmente de origen estadounidense.

Esos productos industriales tienen como objetivo principal eliminar del mercado a los pequeños productores mexicanos y crear una homogenización cultural, por consiguiente, erradicar esas tradiciones, técnicas, costumbres que han permanecido a través de miles de años y que le han dado una singularidad a cada uno de los platillos mexicanos a lo largo de todo el territorio nacional.

No solo es perder un platillo, una fruta, verdura o una bebida tradicional. La pérdida de los alimentos emblemáticos trae consigo una fisura cultural en la sociedad mexicana. El arte de cocinar en México va más allá de una simple ingesta de nutrientes, trae consigo una serie de símbolos, tanto culturales como sociales.

Por ejemplo, la mejor manera de reunir a la familia es a través de la comida, el mejor medio para invitar a salir a una persona que te gusta es llevarla a comer o a cenar. En las fiestas patronales la manera de seguir con sus tradiciones es por medio de los alimentos. Se puede seguir enumerando un sinfín de actividades que se realizan a diario teniendo como punto principal la cocina mexicana.

Para finalizar y a modo de reflexión los productos mexicanos son sinónimo de calidad que garantizan excelentes valores nutricionales, que son parte de una identidad nacional que fue declarada por la UNESCO en el año 2010 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Legado que se tiene que seguir manteniendo y transmitir de generación tras generación.

Study Time!!

By: Mr. Eder Muñoz

Nowadays, studying has become more and more difficult for the modern student. Thanks to technology the average student prefers to be on their smartphones rather than studying. But is this because of their lack of interest? Or they have not found a proper method to study? Or maybe both of them!

Studying effectively is not just by chance, that is why I will give you some tips to study effectively and not struggle while trying.

Time and place

First of all, organize your time! I know that the first thing you want to do once you are at home after a long day in school is to throw your backpack away and forget about your duties, but if you organize your time properly between entertainment, relaxation, study, and rest you will probably succeed in school matters and personal life, remember that the secret of all this is balance. Also, it is extremely important to set a time limit it is not necessary to study the whole day long, in fact it is not recommendable either.

Setting a place, and a time as a daily routine will help you a lot to accomplish your goal, try to set a place free of distractions and quiet in order to keep your concentration during your studying time.

Material

Of course, once you have the time and the place, you will have to consider what kind of material you will need for your study purposes e.g., pencils, pens, erasers, paper clips, stapler, dictionary, snacks, beverages, etc. 

Keeping record of your progress

In order to maintain your motivation, you should keep record of your progress, e.g., have a special notebook were you can add your grades, works, etc. that helps a lot.

To summarize, remember that studying properly is not a matter of chance, don’t wait for some heavenly inspiration or sort of, with dedication, patience and perseverance you will achieve every single goal that you have in your life including studying effectively.

Construir Ciudadanía… ¿para qué?: Una reflexión sobre nuestro deber ciudadano de formar ciudadanos.

Por: Profa. Paulina León

Actualmente vivimos procesos complicados a nivel mundial, nacional y local: la imparable degradación ambiental, las acciones de gobernantes que sólo buscan favores personales, las continuas olas de violencia e intolerancia, la amplia brecha de desigualdad social, conflictos bélicos, inseguridad, y bueno, para que seguir con la lista que parece no terminar.

Sin embargo, no podemos hacer oídos sordos o vendarnos los ojos ante tal realidad, ni pretender que nada pasa para que nuestras vidas transcurran sin problema, pero, ¿qué acciones tomamos para cambiarla?

Nuestros gobiernos y los representantes electos deben ejercer con responsabilidad la encomienda que los ciudadanos hemos depositado en ellos, para generar mejores condiciones de vida para todos.  Se deben generar acciones que fortalezcan la participación y la justicia social.

También deben promover espacios para que la figura del ciudadano sea más que una simple lista nominal de electores, que cada determinado tiempo se desempolva para ejercer el derecho a votar, así como espacios en donde la soberanía recaiga efectivamente en la voluntad popular.

En este sentido es de vital importancia que, al reconocer los retos de los sistemas democráticos, también seamos conscientes que no es únicamente responsabilidad del ente estatal promover estos espacios y acciones de igual forma que existe una corresponsabilidad entre él y la ciudadanía para que el alcance de los cambios para mejorar sea mayor.

Parte de esta conciencia que refresquemos y reforcemos, no únicamente se queda en lo que como individuos llevemos a cabo (votar o no votar, informarnos o no informarnos), sino también en lo que le enseñemos a través del ejemplo a las nuevas generaciones.

En nuestras manos está un tesoro muy preciado que, si lo sabemos cuidar e invertir, en unos años nos dará una cuantiosa ganancia, nos referimos a la educación para la ciudadanía en nuestros niños y jóvenes.

El ejercicio de nuestra ciudadanía, responsable y reflexiva, es el molde que creará nuevos ciudadanos. Con simples acciones que podemos realizar y enseñar en nuestros hogares, como evitar consumos y desperdicios innecesarios, no tirar basura en la calle, respetar a nuestros vecinos, promover una convivencia armoniosa y de respeto, ser tolerante hacia los que piensan distinto, conocer nuestros derechos, participar en la comunidad, cumplir con nuestras obligaciones, ser puntuales, etc. y podríamos hacer una lista igual de larga como con la que comenzamos.

Nuestros hijos son “Ciudadanos en construcción” que tendrán como guía lo que los ciudadanos que legalmente hemos adquirido esa calidad les enseñemos. Hagámoslos consientes y logremos que se identifiquen con su comunidad y país, que encuentren productivo el participar, informarse y dialogar, que reconozcan el valor del otro y lo respeten, que cumplan con sus deberes, no porque los obliguemos, sino por que sepan que es lo que hará de nuestro país y nuestro mundo un lugar mejor.

¿Cómo estamos formando a los nuevos ciudadanos? Reflexionemos.